Quiero empezar este artículo, haciendo la siguiente pregunta ¿Cuál es el elemento clave para que las empresas sean exitosas? … si tu respuesta fue “las personas”, pues déjame decirte que acertaste.

Las empresas necesitan de las personas para que ejecuten las grandes estrategias que las lleve al éxito. Cuando hablamos de personas dentro de una organización, hablamos de talento y cuando hablamos de talento, hablamos de alcanzar resultados.

Como consultora de talento, permanentemente busco modelos o metodologías que sostengan el termino de desarrollar o identificar talento dentro de las organizaciones. Fue así que llegué al libro “La nueva gestión del talento” de Pilar Jericó, en el que explica a su estilo, un concepto ya conocido sobre los elementos claves en el talento: TALENTO = CAPACIDADES + COMPROMISO + ACCIÓN

Un colaborador talentoso, se destaca por tener estos 3 elementos al mismo tiempo:

  1. Cuenta con los conocimientos y competencias para desenvolverse adecuadamente en el rol.
  2. Se siente altamente comprometido con la empresa, el equipo, sus valores, etc.
  3. Actúa con celeridad, hace que las cosas sucedan.

Este modelo nos dice que, si al colaborador le falta alguno de estos elementos, es muy posible que no alcance sus resultados, por ende falta de talento.

Ahondemos en los escenarios en lo que falte algún elemento y lo que resulta de esto:

  • Acción + Compromiso: Colaborador con buenas intenciones

Esta persona le pondrá compromiso y actuará rápidamente, sin embargo, no tiene todos los conocimientos lo que le dificulta llegar a sus resultados.

  • Acción + Capacidades: Colaborador desmotivado

Está persona cuenta con las capacidades y actúa con rapidez, quizá si alcance sus resultados, sin embargo, su poco compromiso y motivación le impedirá innovar, aportar cosas nuevas y dar más de lo que se le pide.

  • Compromiso + Capacidades: Colaborador dormido

Está persona cuenta con las capacidades y compromiso, pero reacciona o actúa tarde. Es difícil que llegue a sus resultados, pues suele estar fuera de plazo o alguien mas en el equipo se le adelantó. En estos tiempos de agilidad, o eres rápido o estás fuera del mercado.

El primer paso es conocer este modelo y hacerte un autoanálisis para identificar si tienes los 3 elementos o te falta alguno de ellos. Recuerda que la ausencia de alguno, puede impactar en tus resultados.

Existen herramientas como el coaching ejecutivo, que te permiten desarrollar skills alineadas a alcanzar tus objetivos organizacionales. Si es un aspecto que depende de ti mejorarlo, busca reforzar tu talento a través de programas de desarrollo de habilidades, cursos técnicos que refuercen tu conocimiento, entre otras actividades que sumen a convertirte en ese colaborador talentoso.

Carmen Huamán Vivanco
Psicóloga, Coach y Consultora en Talento Humano